La provincia China de Qinghai ha ordenado el cierre de todos los mineros de criptomonedas