Las criptomonedas se desploman en una brutal venta